Hormigón Green Sense

El hormigón Green Sense es un programa optimizado de mezcla en el que se utilizan materiales reciclados cementosos y no cementosos combinados con aditivos BASF especialmente formulados. El resultado es un hormigón respetuoso con el medio ambiente, con buena relación coste/beneficio, que satisface los objetivos de rendimiento y en muchos casos los supera. El impacto positivo del uso del hormigón Green Sense sobre los criterios de sostenibilidad se cuantifica mediante análisis certificados de eficiencia ecológica o una herramienta de análisis de ciclo de vida

Por qué se trata de una tecnología sostenible

Utiliza técnicas avanzadas de optimización de la mezcla para aumentar la proporción de materiales cementosos complementarios (p. ej. cenizas voladoras o cementos de escoria)

Reduce el consumo de energía, las emisiones de CO2 y otros impactos ambientales por volumen de unidad de hormigón producida

Utiliza materiales de relleno inertes que de otro modo podrían ir a parar a vertederos

Ventajas del hormigón Green Sense:

Dado que el hormigón Green Sense está optimizado en cuanto a coste y rendimiento, muchas de sus ventajas resultan tangibles para todo el equipo de construcción.

Fabricante

Coste optimizado y económico de la composición del hormigón

Descarga más rápida de los camiones

Rendimiento óptimo en cuanto a tiempo de curado, mantenimiento de la consistencia y resistencia

No se requiere agua en la ubicación de la obra; menos problemas de rendimiento o devoluciones de material debido a la adición de agua

Contratista

Hormigón muy trabajable

Buenas características de bombeabilidad y acabado

Colocación y producción más rápidas

Propietario

Óptimo rendimiento en cuanto a duración

Menor potencial de contracción y agrietamiento

Favorece las estrategias de créditos de sostenibilidad

Organismos de protección del medio ambiente / sociedad

Menor uso de cemento / CO2 / energía unidad de hormigón producida

Menor volumen de subproductos destinados a vertederos